martes, 20 de febrero de 2018

El dilema

Está usted cagando, caballero, y de pronto oye un grito de terror de su pareja. ¿Qué hacer? Podría salir corriendo hacia el dormitorio con el culo cagado y los pantalones por los tobillos, pero ¿y si su grito lo ha provocado el descubrimiento de una araña? Sería una entrada memorable la suya, sí, pero no en el buen sentido. Ahora bien, quizá mientras usted pierde el tiempo limpiándose un intruso esté asesinando a su mujer. Como ve, lo peor es la incertidumbre y la obligación de decidir en cuestión de segundos. En esta situación es imposible ganar (pues tampoco es que la mejor manera de enfrentarse a un criminal sea con los pantalones bajados y el culo sucio de mierda).

lunes, 19 de febrero de 2018

Calais

Allá, a los lejos, se puede vislumbrar la memoria. Pero no siempre, sólo en ciertos días, cuando hace buen tiempo.

domingo, 18 de febrero de 2018

Contacto humano

Hay que sospechar de quien habla de sí mismo todo el rato y además en términos elogiosos. Precisamente lo peor de estar solo es que tienes que soportarte.

sábado, 17 de febrero de 2018

Una luz en el camino

—El amor también es necesidad. A mí nadie me necesita. Que yo desapareciera no haría la vida de nadie más oscura.
—¿Y para qué quieres alumbrar la vida de alguien? ¿Acaso tienes complejo de farol?

viernes, 16 de febrero de 2018

El ego

Muy a menudo, los delirios de grandeza son directamente proporcionales a lo mierda que es esa persona.

jueves, 15 de febrero de 2018

La vida como teatro

—Todos interpretamos un papel. Tú, por ejemplo, vas de trágico, de cínico.
—Ojalá: soy así.
—Qué gracioso eres, nunca te sales del papel. Incluso cuando no estamos interpretando.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Un defecto grave

«¡Tú es que eres un pobre!», declaró en tono acusatorio. Y no era necesario añadir más, pues el público estaba horrorizado.

martes, 13 de febrero de 2018

Memento mori

A veces, cuando me siento importante, recuerdo que la perra de Hitler tiene una página en la Wikipedia y yo no.

lunes, 12 de febrero de 2018

Sic transit

Este año terminan mis dos primeros contratos editoriales. Y digo primeros no porque crea que vendrán más, sino porque hay un tercero, el de la novela, que está redactado para actualizarse hasta mi muerte (puede que las de mis herederos también). Qué rápido han pasado cinco años y qué poco he conseguido en este tiempo. Nuevos contratos que sustituyeran los antiguos, por ejemplo. Obras legendarias. Hacerme un nombre. Esas cosas.

domingo, 11 de febrero de 2018

La vida es un juego

Yo le echo pulsos a la fortuna, pero ésta me da patadas por debajo de la mesa.

sábado, 10 de febrero de 2018

Del encanto

Es bastante habitual toparte con malas personas, aunque quizá llamarlas así sea muestra de ingenuidad, con un gran don de gentes. Esto resulta un poco raro, puesto que parece lógico que al relacionarte de manera habitual con tus congéneres desarrollaras algo de empatía. Pero no. Curiosamente, yo, que no tengo don de gentes alguno y que como buen tímido resulto antipático en ocasiones, intento conducirme de forma correcta (kantianamente, vaya) con el resto de seres humanos. Es contradictoria la vida. De todos modos, esto que comento no es tan sorprendente si uno piensa en los políticos.

viernes, 9 de febrero de 2018

Folios

Compro un paquete de quinientos folios por tres euros y pienso que llevo haciendo esto toda la vida. Estamos en 2018, faltan sólo dos años para 2020. ¿No es algo antediluviana esta actividad de comprar folios? Aunque quizá no lo hace apenas nadie más, puede que sea una costumbre de unos pocos desorientados que no sabemos en qué mundo vivimos. Todo es posible.

jueves, 8 de febrero de 2018

La música y las fieras

Le digo a Sonia: «A veces me descubro cantando sintonías de viejos videojuegos de mi infancia. Por ejemplo, la de Defender of the crown». Y la tarareo a modo de muestra. Me contesta: «Es verdad, esa la cantas mucho». Es posible que sean las únicas cosas que recuerde en el asilo.

miércoles, 7 de febrero de 2018

El compañero de piso moderno

—Claro, vosotros decís que sería más justo que cada uno pagara sólo la luz que consume, pero a mí no me parece que eso favorezca la convivencia. Un compañero feliz es un compañero que convive mejor. Por eso creo que sois vosotros lo que tenéis que pagar la luz que consumo yo.

martes, 6 de febrero de 2018

La magia de las matemáticas

—Oye, ¿vienes a ver mi obra de teatro?
—¿Es gratis?
—No, la entrada cuesta diez euros.
—Lo siento, no puedo permitírmelo.
—Venga, hombre, diez euros es poco dinero.
—¿Es poco dinero? Entonces págame tú la entrada.
—¿Qué? No seas absurdo.
—Ah, ya veo: valoras si una cantidad es alta o baja en función de si tiene que pagarla un tercero o tú. Qué caprichosas pueden llegar a ser las matemáticas.

lunes, 5 de febrero de 2018

De los logros y su imposibilidad

Ser exigente con los demás puede provocar conflictos, pero casi peor es serlo contigo mismo, pues es casi imposible salir de la insatisfacción permanente. Reclamarte la perfección no es justo. Ni sano. Envidio a la gente alegre que sabe valorar lo que consigue sin analizarlo una y otra vez. De qué sirve ganar a veces si todo triunfo lo convierto en una victoria pírrica.

domingo, 4 de febrero de 2018

Las mujeres de mi vida

Se me ocurre que en septiembre, para mi cuadragésimo cumpleaños, sería buena idea celebrar una velada especial y titularla: «Las mujeres de mi vida: una retrospectiva». Yo recibiría en pijama y una copa de brandy en la mano a mis ex novias y amantes y nos sentaríamos junto al fuego a discutir episodios vergonzosos de mi vida que tuvimos la fortuna de compartir. Es poco viable montar algo así, pero sería sin duda muy interesante.

sábado, 3 de febrero de 2018

El camino

Animo a todos a seguir mis pasos. Sobre todo cuando estoy borracho y me pierdo, pues agradecería que alguien me indicara el camino de vuelta.

viernes, 2 de febrero de 2018

Imperativos biológicos

—No entiendo cómo eres de culos y no de tetas. Porque para lo de las tetas hay una explicación biológica: «esta hembra va a poder amamantar bien a mis crías». Pero ¿qué explicación tiene lo de los culos?
—Precisamente. Lo del culo es mejor, puro egoísmo: «me dan igual mis hipotéticas crías, sólo me interesa montar a esta hembra».

jueves, 1 de febrero de 2018

Contactar

Pocas cosas más sorprendentes que cuando una persona normal se identifica con algo escrito por mí.