domingo, 25 de agosto de 2019

Cosas con las que entretenernos mientras esperamos la muerte

—¿Qué llevas puesto?
—Perdona, pero eso no es de tu incumbencia.
—Podrías venir a mi casa a follar.
—Oye, ¿qué te has creído?
—Lo siento. Es sólo que nos deslizamos inexorablemente hacia la nada y podríamos aprovechar mejor el tiempo del que disponemos.
—Vale, voy.

sábado, 24 de agosto de 2019

Confusiones

A veces en la tele hablan de los jóvenes y yo me siento aludido.

viernes, 23 de agosto de 2019

Cosas concretas

—¿Le gustaría pasar unas vacaciones en un entorno de película?
—Depende. ¿De qué género cinematográfico estamos hablando?

jueves, 22 de agosto de 2019

Cosas secundarias

Me gustaría encontrar motivos para la tranquilidad, pero nunca tengo tiempo.

miércoles, 21 de agosto de 2019

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial ha llegado ya a los electrodomésticos para hacernos más fácil la existencia y Alberto se ha comprado un microondas con el que mantiene interesantes charlas mientras calienta la comida. Quién le iba a decir que tendría esta camaradería con un horno, piensa a veces malinterpretando los sentimientos del microondas, que se ha enamorado de él. Una noche llega con una chica a casa y hace el amor con ella. A la mañana siguiente, calienta una taza de agua para tomarse un té como hace siempre, pero el agua permanece fría a pesar de haber estado tres minutos dando vueltas en el aparato. Alberto está atónito, imagina que el microondas tiene una avería y le pregunta si hay algún problema, esperando que la programación del electrodoméstico le permita autodiagnosticarse. Tú sabrás, contesta éste.

martes, 20 de agosto de 2019

160

Octogésimo cumpleaños de mi padre. Mi madre le da un beso en la mejilla y le dice con cariño: «Ochenta años más».

lunes, 19 de agosto de 2019

El amor acondicionado

—Qué calor hace.
—Ya te digo, te torras.
—No seas chabacano, llámame por mi nombre.
—¿Qué?
—Podríamos comprar uno de esos revolucionarios aparatos de aire acondicionado.
—No son tan revolucionarios, hace mucho que la humanidad los inventó.
—Peor me lo pones; ¿por qué no tenemos uno entonces?
—Son caros.
—La vida, en general, lo es.
—Ya, pero el calor es gratis, al menos en verano. Renunciar a una de las pocas cosas gratis que tiene la vida...