martes, 18 de diciembre de 2018

Diálogos socráticos

—¿Qué podemos hacer para solucionar los problemas que afectan a nuestra sociedad?
—¡España!
—¿Qué?
—¡España!
—¿Y qué quiere decir con eso?
—¡Es-pa-ña!
—Sigo sin entenderlo, ni siquiera es una oración con sujeto y predicado.
—¡España, hijo de puta!
—Bueno, al menos ahora hay vocativo.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Sinceridad ante todo

—Siempre hay una sensación de urgencia en su literatura, ¿cómo lo consigue?
—Me siento a escribir cuando tengo ganas de mear e intento terminar el texto antes de que reviente.

domingo, 16 de diciembre de 2018

La vida como enfado

Yo me he pasado la vida enfadado, ¿sabe? Usted dirá que nada es tan importante y que sería mejor olvidarlo. Pero es que precisamente ese es el problema: me he pasado la vida enfadado porque no recuerdo qué era lo que me molestó tanto.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Sesgos

«Lo siento mucho, pero tengo que decirlo: el violador es extranjero», proclama con aire satisfecho el tertuliano. Como si hubiera relación de causalidad, como si sólo en nuestro país supiéramos respetar la libertad sexual, como si más allá de nuestras fronteras fuera la norma violar. ¿Por qué no destacar el color de pelo del asaltante? O su signo del zodiaco. O que es zurdo. Pero todo eso podría confundir a la audiencia.

viernes, 14 de diciembre de 2018

Mar de dudas

Usted es un hombre inseguro, sin convicciones. ¿Le parece constructivo esto? ¿Dónde pretende llegar así? Cuando ni siquiera sabe bien quién es. Déjese asesorar por nosotros, que moldearemos su personalidad y la rellenaremos con las respuestas adecuadas.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Sueños

—Me cuesta dormir por las noches.
—¿Has probado durante el día?
—Muy gracioso. No sé por qué siempre he tendido al insomnio, ¡con lo bonito que es dormir! Y hasta te permite soñar y escapar de la realidad durante unas horas. Pero no, casi siempre la realidad quiere apoderarse también de mis sueños.
—¿No hubo una época en la que ansiabas que llegara la noche para dormir? Entonces no te costaba alcanzar el sueño.
—Sí, es verdad, cuando estaba con una depresión importante y sólo encontraba consuelo al dormir. Entonces no tenía insomnio, era como si mi cuerpo estuviera reclamando ese sueño y el día sólo fuera un incómodo paréntesis para el descanso de la noche. ¿Sería porque era más joven? ¿Más inconsciente?
—No creo, inconsciente lo has sido siempre, ahora también.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Filosofías de vida

—Yo creo que lo importante es el viaje, no el destino.
—Ajá. Entonces los judíos que eran enviados a los campos de exterminio tenían que haber disfutado del paisaje polaco cuando iban en los trenes, ¿no?