lunes, 12 de febrero de 2018

Sic transit

Este año terminan mis dos primeros contratos editoriales. Y digo primeros no porque crea que vendrán más, sino porque hay un tercero, el de la novela, que está redactado para actualizarse hasta mi muerte (puede que las de mis herederos también). Qué rápido han pasado cinco años y qué poco he conseguido en este tiempo. Nuevos contratos que sustituyeran los antiguos, por ejemplo. Obras legendarias. Hacerme un nombre. Esas cosas.

1 comentario:

toyfolloso.blogspot .com dijo...

Para empezar con la novela, ahí va un título comercial:
"Sexo sin límites". O algo así....
Si fuera editor, te iba a dar un anticipo a cuenta por ello.
Luego escribes sobre esas guarraditas que hacemos los humanos en la cama.
Nada del otro mundo -que semos muy mojigatos-; mira lo de las sombras, sino.