viernes, 25 de abril de 2014

Escribir en cementerios

Escribir en cementerios es de lo más relajante, aunque los familiares de los muertos encuentran ofensivo que te sientes en las lápidas (el frescor sienta de maravilla en las posaderas los días de verano). El silencio, la fragancia de las flores, todo se une para dejar volar la imaginación. Aunque tiene sus desventajas. Por ejemplo, si pruebas la escritura automática, es inevitable preguntarte si no estarás transcribiendo los pensamientos de los difuntos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues entonces es una mina literaria.

Raichely dijo...

Lo mejor será sentarse cerca de algún escritor exitoso fallecido :)

Microalgo dijo...

Como decía una viejecita asturiana, ni en invierno ni en verano sobre piedra pongas ano. Que los resfriados luego son muy malos.

Y bueno, allí solo le saldrían novelas góticas, tal vez.