martes, 21 de junio de 2011

El verano del amor

—Hoy ha empezado el verano del amor.
—¿Eso no fue cuando los hippies?
—Sí, pero esto es distinto. Viene en el periódico.
—¿No será un periódico antiguo?
—Es de hoy.
—Bueno. ¿Qué es eso del verano del amor?
—Es una iniciativa del gobierno para que aumente el consumo. Y el turismo. Y la productividad.
—¿Y cómo? ¿En qué consiste el verano del amor?
—En que es verano y hay amor.
—Me parece algo un tanto vago.
—No, no, aquí dice que una comisión de expertos ha trabajado durante meses en ello.
—Me refiero a que no es algo concreto.
—Ah. Ya, no sé. Aquí dice que se improvisarán paquetes de medidas. Porque ése es el espíritu del verano del amor.
—¿Improvisar?
—Y relajarse. Todo irá mejor si nos tomamos las cosas con calma, pues la vida nos está esperando.
—No sé yo si de verdad nos espera...
—Que sí. Está obligada legalmente a partir de hoy.

7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Je, je. Hay cosas que sí que habría que legislar por Decreto.

Microalgo dijo...

Del amor, y del calor.

Y hay dormitorios que dan al Sur donde ambos son incompatibles.

Stan dijo...

¡Te has cargado el concepto, no es así!

Bruno dijo...

Excelente, perfecta imagen del pueblo justificando medidas que no entienden, no conocen o que simplemente nunca existieron

muy bueno

Anónimo dijo...

If you're going to San Francisco...

ESGARRACOLCHAS dijo...

Si es por ley igual este año no pasan de largo. El amor y el verano. Los dos.

Mi sensibilidad dijo...

Ni la vida ni el amor espera. Si esperamos nosotros a que pase, nos pasara la vida, nos habrá pasado el amor y ya no habrá verano del amor que vivir y disfrutar.
Estos políticos poco sabe de política, vida y amor. Pero si saben de esperar a que sucedan las cosas solas. Y así vamos.