miércoles, 22 de junio de 2011

Tus ojos son esvásticas

Tus ojos son esvásticas (Poesía reunida del Führer de los alemanes) llega por fin a nuestras librerías, de la mano de Ediciones Guacamole. Los poemas de Hitler, descubiertos en los archivos de Moscú al derrumbarse la Unión Soviética, nos muestran la cara secreta del feroz dictador nazi. La mayor parte de la obra fue escrita durante el verano de 1944, tras el fallido atentado contra la vida de Hitler. Posiblemente fue este hecho el detonante (y nunca mejor dicho) de la febril actividad poética del Führer, que descuidaba los asuntos de la guerra para sentarse a componer poemas. Al parecer, era ésta una actividad que exasperaba a Himmler, aunque Goebbels consideraba que calmaba sus nervios. Se habló de organizar grandes lecturas de poesía en Nuremberg, pero esto nunca pudo llevarse a cabo a causa de la marcha de la guerra. Las grandes obsesiones hitlerianas están también presentes en su lírica: el antisemitismo, el espacio vital, Stalin. Pero fundamentalmente es una obra de amor dedicada a Eva Braun, por quien Hitler pareció sentir un amor rejuvenecido después de burlar a la muerte. Es a ella a quien escribe: «Tus ojos son esvásticas / refulgentes de pasión / y me pierdo en ellos / como quien se pierde en Rusia». Ya a la venta, por sólo diez euros.

3 comentarios:

Microalgo dijo...

Tus ojos son como esvásticas
y tienes la lengua fuera:
eres un dibujo "manga"
¡Qué guapa, que yo me muera!


La lírica, oh, la lírica.
Si es que cuando nos pilla el arrebato
no resistimos a la musa Erato


Ole, ya no hay quien me pare... ¡Endecasílabos y tó!

Mi sensibilidad dijo...

Si hay algo que pudiera desear que fuera a hacerse real, es que semejante persona jamás hubiera existido. Pero ya que no puedo hacerlo, deseo con todas mis fuerzas que cada moneda ganada con los escritos del asesino dictador vayan a parar a las familias de quienes perdieron seres queridos por su enfermiza mentalidad.
Si hay que hacer negocio del hallazgo, que ganen quienes perdieron tanto.

Anónimo dijo...

Jajajaja, tienes muuuuuucha gracia escribiendo.¡Qué ocurrencias!