jueves, 26 de septiembre de 2013

Vengo a decirte que me marcho

—Lo nuestro ya no funciona. Te dejo.
—No puedes dejarme así. Necesito que me avises con quince días de antelación.
—¿Cómo?
—Para que pueda buscar una sustituta, claro. Es lo justo.
—¿Y durante quince días tengo que seguir siendo tu novia? ¿Actuar como si te siguiera queriendo y no pasara nada? ¿A ti te parece normal?
—También necesito que me devuelvas la fianza.

3 comentarios:

Microalgo dijo...

Muy hábil, Flanaghan.

Pommette dijo...

y la con... y la con.. también.

un beso!

Microalgo dijo...

Qué bueno.