sábado, 19 de mayo de 2012

El monstruo

He soñado con un monstruo, le dice ella. Era un gusano que me quería parasitar, quería entrar en mi cuerpo para anidar y tener sus asquerosas crías. Pero yo no le dejaba, ¿sabes? Luchaba a brazo partido con él, me retorcía, lo golpeaba una y otra vez. Al final, lo derroté. Lo aplasté con mis propias manos y no quedó más que una masa sanguinolenta.
Tú sí que sabes qué decirle a un hombre después de follar, contesta él.

3 comentarios:

Marc Verlén dijo...

Pero si lo hizo, estás contagiada.

Un saludo.

Microalgo dijo...

Qué poco glamour post coito, alegorías incluídas, es cierto..

M. dijo...

Mujeres románticas donde las haya.