domingo, 8 de enero de 2012

Vieja propaganda

Ahí, escondido entre los árboles, hay un cartel electoral olvidado. La cara del político se ha difuminado, así como el eslogan, pero queda la sensación de promesas ya imposibles por caducas. «Nada de esto importaba realmente», podría ser el eslogan.

2 comentarios:

ficticia dijo...

Acaso no pasa eso con la mayoría de cosas de la vida?

Endeudao dijo...

Hachazo.