lunes, 9 de enero de 2012

Teología total

—Porque nuestro Señor Jesucristo se sacrificó en la cruz por nuestros pecados.
—Perdone, pero Jesús hizo trampa.
—¿Cómo dice?
—Pues que hizo trampa. ¿Dónde está el sacrificio si sabía que iba a resucitar? Así no tiene mérito sacrificarse, con un as en la manga.
—No, no, no. Él sufrió en la cruz. Por nosotros. Sufrió un dolor indecible, lo que ningún otro ser humano.
—¿Y los otros crucificados?
—¿Qué?
—La crucifixión era un método habitual de ejecución en aquellos tiempos. Los mismos seguidores de Espartaco, por ejemplo, fueron crucificados. ¿Y qué pasa con los ladrones que crucificaron con Jesús? ¿Es que sufrieron menos que él?
—Pero él lo hizo por nuestros pecados. Se sacrificó por nosotros.
—¿No se supone que el suicidio es pecado?
—Pero no fue un suicidio, sino una ejecución.
—Formaba parte del plan divino, ¿no? Se cumplía la voluntad del Señor.
—Sí.
—Eutanasia, entonces.

9 comentarios:

noia de vidre dijo...

buffff si, y así podríamos seguir hasta el año que viene, jajajaja, siempre quieren tener la razón...fuera lo que fuera resulta que Jesucristo es el puto amo, muahahahahahaha

Golfo dijo...

Jojojojo... Qué bueno, al vaticano con esta misiva.
Lo de cristo era más bien su ética jipi del amor, lo demás es la morralla de dominación a través del terror, la culpabilidad y la supuesta vida eterna, el absurdo emborollo que llaman teología, insultando, por cierto a otras teologías.
El pobre cristo, con lo rebueno que era.

ficticia dijo...

Jajajajaja

Lorena Galindo dijo...

Típico, me ha pasado repetidas veces. Pero no vale la pena, el fin siempre es el mismo.

Miguel de Esponera dijo...

Uf.

Elijamos el género desde el que queremos leer la historia.

Sacrificio no es sufrimiento, sino ofrenda. Si el género es simbólico, significa que Dios quiso que no hubiera más sacrificios, porque ya se dió a sí mismo en sacrificio. Lo cual es una buena noticia, un evangelio. Por cierto, es lo que se cuenta desde el principio; Dios no espera en el Templo para recibir sacrificios, sino que busca a la gente en su casa. Por lo menos, fue religiosamente revolucionario.

Si pensamos en la historia real de un ejecutado, al menos queda la idea de que alguien se expuso a la muerte por los demás. Como tantos otros, ya lo sé, pero éste lo hizo para liberar a su gente de una religión capaz de matar por Dios... Y eso es interesante.

Saludos.

Gabriel Noguera dijo...

Hombre, otra forma de verlo es que el evangelio no es más que un montón de piruetas lógicas sin pies ni cabeza.

Endeudao dijo...

Brillante.

Anónimo dijo...

Pues a pesar de que soy una cristiana devota, esto me ha entrado en gracia, es más, me ha encantado. Supongo que no soy tan susceptible (margen de error dicen por ahí)
Saludos.


Valentina.

fiona dijo...

geniaaaaal