sábado, 23 de julio de 2011

Anoche soñé que me mataban

Anoche soñé que me mataban. A tiros, en un aparcamiento. Sin motivos, de forma absurda, por el pronto de un borracho. Y mientras silbaban las balas en el aire, pensaba sólo que la eternidad era tu nombre. Luego era demasiado tarde.

6 comentarios:

A Solas Con Lucía dijo...

UUUU Esos sueños son los peores. Odio esos sobresaltos que parecen tan reales...

Un besote Gabriel.

Lorena Gómez Maldonado dijo...

Despierte y sea consciente de que es verano y compartimos ciudad hasta que nadie diga lo contrario.

Bruno dijo...

el demasiado tarde no existe

Anónimo dijo...

Es cierto señorita: hay muchos hombres que compartimos ciudad con usted.

Gabriel Angel dijo...

No tienes derecho a llevar ese nombre.
G.

niño vestido dijo...

me gusta recordar esos sueños, tenerlos no...
no soy amigo de la angustia, ni por vicio ni casualidad.