domingo, 22 de mayo de 2011

La revolución

La cautela. La intimidad. El anhelo. Tu cuerpo junto al mío. Tu manera de bajar la mirada. Tu boca. Tu nariz. Tus ojos. Tu sonrisa por alguna tontería mía. Tu voz. Dormir contigo. Despertar contigo. Tomarnos el pelo por esto y lo otro. Tu piel desnuda y el estremecimiento de tu cuerpo. Tus pies enredados con los míos. Ese lunar en la nuca. Tus lágrimas y tu risa. Ese hálito de súbita esperanza.

5 comentarios:

Magenta dijo...

Eso no es la revolución, eso es el paraíso :)

José Antonio Fernández dijo...

Bien definido. Esperanza.

Microalgo dijo...

Disfruta de este momento, Arturo (le dijo Merlín al Rey)...

Golfo dijo...

Es un paraiso, completamente deacuerdo...
...y otra vez la esperanza...
Ud. se está poniendo blandito.

ficticia dijo...

Bonito