martes, 31 de mayo de 2011

La cualidad

Pero yo sé que el amor se termina pronto, dice ella. Es como una explosión que lo arrasa todo en un momento. Y el problema es precisamente ése: que lo arrasa todo. Pero no importa, a mí se me da bien quedarme con ese momento de luz cegadora, ese momento de aterradora belleza en el que ni siquiera puedes temblar de miedo porque no hay tiempo para ello.

7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

El punto de no retorno. Si llegas ahí, estás perdido.

Microalgo dijo...

Es una estupenda perdición, por otra parte...

Verónica dijo...

A veces nunca llegas al momento en el que se apaga todo. Aunque no pasa casi nunca, creo que 1 vez cada 3 millones.

Golfo dijo...

No.

claudia dijo...

C'est l'amour.

Lorena Gómez Maldonado dijo...

Estaba estudiando penal y, de repente, descubro que la psicopatía no es una enfermedad, sino un modo de ser. Y que por tanto, no tiene curación. Me ha alegrado saber que habrá aventuras para siempre.

Marina dijo...

¡Qué bonito! Me ha gustado mucho, Señor K. Y me halaga que te gustase mi idea de los tres títulos. Eres amor por triplicado.