martes, 10 de mayo de 2011

El subsuelo literario

—Nos interesa publicar su obra: Las marasmas cotidianas.
—Los marasmos. «Marasmas» ni siquiera es una palabra.
—Ah, sí. Es que estoy distraído.
—No sé, me parece raro que un editor se invente palabras.
—Un lapsus de nada. Como le decía, lo importante es que su novela puede tener éxito.
—Pero si son relatos.
—Bueno, bueno, ya sabe, los géneros literarios son una cosa un tanto difusa en estos tiempos. No nos encorsetemos.
—De acuerdo, no quiero ser un autor tiquismiquis. Lo importante es que quieren ustedes publicarme.
—Así es. Usted sólo tendría que aportar cinco mil euros.
—¿Cómo dice?
—Cinco mil. Euros.
—¿Pero qué sentido tiene eso?
—Entiéndalo: es usted un autor desconocido, no podemos arriesgar nuestro dinero. Ahora, si usted financia la obra...
—¿Pero cinco mil euros?
—Así es. ¿Es mucho?
—No tengo ese dinero.
—¿En serio?
—Soy escritor; todo el mundo sabe que los escritores somos pobres. Y más si somos secretos.
—Pero es una inversión. Hay que apostar para ganar.
—¿Y por qué no apuestan ustedes?
—La crisis, la situación económica actual...
—¿Y eso no me afecta a mí?
—Tal vez, pero usted es un autor desconocido, no una empresa seria y respetable como nosotros.

10 comentarios:

Lorena Gómez Maldonado dijo...

(Gentuza, el de los guiones impares)

No vuelva a desaparecer "tantos" (tres) días. Empezaba a preocuparme.

Microalgo dijo...

Jie, jie...

Hace años había una empresa que te "colocaba" dinero en bolsa. Un tío mío dijo que qué lástima que el no tuviera un millón de pesetas (hace años, repito, aún eran pesetas), porque había llamado por teléfono y le había contestado una secretaria con una voz la mar de sexy, y que se notaba que eran muy serios porque hablaban en un lenguaje la mar de técnico. Yo, que era bastante joven, y (lo sigo siendo) un perfecto lego en temas bursátiles, le pregunté que si tenían tantas garantías de pasta fácil, por qué no invertían ellos mismos. Al cabo de un par de meses, al parecer los detuvieron a todos por estafa (les dabas las pelas y te decían "huy, qué pena, lo hemos perdido todo. Buenas tardes". Y ya).

El número de pardillos en el universo mundo justifica, parece, el de los timadores.

Mientras, autoedítese, que le va a salir más barato.

Microalgo dijo...

Qué de "lamares". Lo que tiene no pulir los párrafos después...

Golfo dijo...

Jujuu... Cuántos detalles. ¿Debería tomarlo como una experiencia real?

José Antonio Fernández dijo...

Je, je. Podríamos llamar esto com ficción hiperrealista o algo así.

Gabriel Noguera dijo...

Basado en hechos reales, sí.

Spaski dijo...

Puf, 5000 euros... si los tuviera, seguramente me durarian una noche

Ahora con Bubok y portales semejantes todo es mas facil :-)

Elenita Gómez dijo...

Seguro que no le llevaste una historia de vampiros y lobitos que están tan de moda. Sólo apuestan por lo que saben (o creen que saben) que van a exprimir al autor.

Te digo yo que si tuvieras dinero para publicar podrías sorprender a muchos lectores y editores.

Microalgo dijo...

Basada en hechos reales. Pa matarse.

Lunática (R.) dijo...

Que cachonda está la gente con esto de la crisis