jueves, 14 de abril de 2011

Y el sueño irrecuperable

Porque yo ya no me creo nada de esto, pero es lo que se me da mejor. La tragedia cotidiana. El desastre como excusa (o una excusa para el desastre). El apocalipsis sostenible. Porque la vida tenía que haber sido contigo.

4 comentarios:

Lunática (R.) dijo...

Precioso.

Microalgo dijo...

Yo sé que el amor es la mayor de las farsas. Y sí, también la mejor, por supuesto (Lenisio Dimas: Raramente tengo ideas).

Golfo dijo...

¿Haber?
¿Tenía que haber?
El desastre como excusa, desde luego.

Hay una edad en la que aún tienes tiempo de habiéndola perdido, verla crecer y decirte un día:

"Y de la que me he librado"

El miedo está en que esa edad se pase.

Verónica dijo...

La echas de menos a menudo...