sábado, 23 de abril de 2011

Las ocasiones perdidas

Uno al final piensa que las ocasiones perdidas habrían conducido a una vida mejor que la que se tuvo en realidad, pero esto es así sólo porque la imaginación siempre deja en mal lugar a la vida.

5 comentarios:

Bardamu dijo...

La imaginación es una lacra.

Luna dijo...

Porque imaginamos lo que quisiéramos tener..

Microalgo dijo...

Citemos.

Pero las oportunidades perdidas forman parte de la vida, igual que las oportunidades aprovechadas (Paul Auster: Fantasmas).

Hale.

Golfo dijo...

Ya ve.

Los trenes.

Yo pienso en los trenes que no cogí.

A veces cuando me tomo una copa con ellas se lo digo... ¿y si?
Temo entonces que me echen la copa por encima. Elijo esos momentos porque al menos siempre puedes argumentar que vas pedo.

En cualquier caso no es un experimento para hacer en casa.

Verónica dijo...

Quizás la disociación inconsciente entre lo real y lo imaginado crea individuos proclives al suicidio... Espero no tener que comprobarlo.