miércoles, 19 de enero de 2011

Ráfagas

Tomar algo en un bar. Preguntarse cómo será follar con ella. Su cuerpo. La intimidad. El secreto.

3 comentarios:

Microalgo dijo...

Oiga, está Usted siempre follando en pensar...

María dijo...

Esas cosas que uno se pregunta en un bar, con él, claro, con él, si de follar se trata, perdón, pensar, pensar...

Golfo dijo...

Se piensa que es una situación soez, la actitud de un salido.

Sin embargo es como el amanecer, nos sucede todos los días y no deja de tener su belleza, su verdad, su sencilla transcendencia, su poesía... qué se yo. Un cachito de vida.

A veces incluso amanece varias veces al día.