domingo, 19 de diciembre de 2010

La ilusión

Todo lo que tú tocaste, yo lo convertí en magia.

2 comentarios:

soniamarpez dijo...

La ilusión. Todo aquello que convertí en magia y ahora se ahoga en mi pecho.

Microalgo dijo...

Yo conocí a una chica que era como el Rey Midas, pero al revés. No me pregunten en qué se convertía todo lo que tocaba...