sábado, 21 de febrero de 2015

La tardanza

En septiembre cumpliré treinta y siete años y todavía no he aprendido a ser un hombre serio.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

En la fló de la vida, ome. A esas edades uno no sufre tanto trasnochando, NO COMO YO, que por culpa de un autorzucho me tuve que quedar anoche hasta las dos de la mañana para terminar su libro y hoy estoy que me escurro de la silla.

AH, por cierto: se me hizo demasiado corto. ¡Más, más! (su público es insaciable, vaya acostumbrándose).

Gabriel Noguera dijo...

¡Gracias!