sábado, 28 de diciembre de 2013

Breve autobiografía no autorizada

Nací en 1978 en Suecia, país al que nunca he vuelto. El primer recuerdo que tengo es el de mi madre, embarazada, cayendo de una escalera al manipular una lámpara. Mi primera cita con una chica fue en un cementerio. Sé que, por lo general, mi existencia pasa desapercibida. No fui un hijo deseado, más bien fui forzado (el plan de mi padre era retener así a mi madre, lo que funcionó). En el instituto, a menudo faltaba a clase para ir a leer a las gradas del polideportivo que había al lado. Nunca he hecho un trío en la ducha (ni en ninguna otra parte). Sufro de nostalgia por un pasado que sólo he deseado. Sonia me ha dado una paz mental que creía imposible, pero temo perderla (a ella). A veces escribo, pero sé que nunca seré tan bueno como me gustaría. En una ocasión, mi padre me conminó a suicidarme. Siempre llego tarde a todo en la vida, aunque trato de compensarlo acudiendo con puntualidad británica a mis actos sociales. He amado con locura a mujeres que jamás pronuncian mi nombre. Me gusta pensar que también llegaré tarde a la muerte, aunque supongo que es mejor llegar en el momento adecuado.

3 comentarios:

sonia marpez dijo...

Y eres lo mejor de mi vida.

desventurasdeljovenhervas dijo...

pensaba que eras de los mios

Microalgo dijo...

Y lo es. De los nuestros.

Ya tiene Usted vivido más que muchos.

Y enhorabuena por tener a alguien a quien tiene miedo de perder. No siempre pasa.