jueves, 5 de septiembre de 2013

Voliciones

Pasa una pareja mientras leo sentado en el banco. Se despiden, la chica le sonríe durante un corto instante y pienso que, en fin, que vivimos para esos momentos de pura magia. La magia de una chica bonita sonriéndote. Provocarle un orgasmo es mejor, ya, pero hacer que sonría también es muy bonito. Ese momento íntimo, de auténtica complicidad. Te sonríe a ti y a nadie más, tú eres la causa y el destino de su sonrisa, el alfa y el omega.

4 comentarios:

Honey dijo...

Ojala todos pensaran como tu, y valoraran las sonrisas las cuales tienen un precio infinito... Y disfrutaran de esos pequeños momentos insignificantes pero tan especiales... Besos!


¿Te unes a la oscuridad? Nuevo capitulo!
http://nage-oscuridad.blogspot.com.ar/

Javier dijo...

No parece razón suficiente para vivir.

Microalgo dijo...

Claro que no. También está el jamón serrano y la ensaladilla rusa.

Y eso de que "tú eres la causa"... tampoco ponga Usted la mano en el fuego: a saber qué pasa por la cabeza de una mujer.

(Por la de un hombre, al menos, está claro: la ensaladilla rusa. Ahora no me la puedo quitar de la cabeza, ¿ven? Por su culpa).

ORT dijo...

Es verdad. Así de simple, pero algo similar a cuando alguien te hace una foto. Te atiende sólo a ti, en ese instante. Saludos.