viernes, 23 de noviembre de 2012

Centro de adelgazamiento cristiano

Nosotros creemos en el poder de la oración para perder peso. ¿Sabe usted quién no estaba gordo? Jesucristo. Y a él intentamos parecernos aquí con un estricto régimen de sufrimiento. Si nuestros pacientes sienten que esto es un calvario, es que estamos haciendo las cosas bien.

3 comentarios:

Knch Rocket dijo...

Hola Gabriel siempre te leo y tus escritos me encantan :P aqui te dejo mi direccion de blog talvez la podes ver :P http://www.kncherrie.blogspot.com/

ficticia dijo...

Qué guay! Masoquismo dirigido!

Microalgo dijo...

Penitentiágite!!!