sábado, 15 de septiembre de 2012

Donde está el dinero

Le vemos mucho potencial a su novela, pero somos una editorial católica y creemos que algunos cambios son pertinentes. Por ejemplo, ¿qué tal si el detective fuera bendecido con una aparición mariana? Así la Virgen le indicaría dónde tiene que investigar; que se vea la intervención divina en los asuntos mundanos. Con respecto a la prostituta que le ayuda, ¿podría ser una monja? Una monja que asesora a chicas descarriadas para que encuentren a Jesús. También estaría bien que se estableciera de forma indudable que el asesino es ateo y votante de izquierdas. Imaginamos que como autor le resultará difícil aceptar estos cambios, pero es aquí donde está el dinero. Sabemos lo que buscan nuestros lectores.

2 comentarios:

sergio dijo...

y si no lo buscan se lo inculcamos

Microalgo dijo...

Importante es que cuando el detective encuentre una pista, en lugar de "eureka", diga "Aleluya". No se debe usar el esukera como lenguaje de la alegría, no Señor.