lunes, 27 de agosto de 2012

La mujer del astronauta

Mi marido está en la luna —dice la señora—, pero literalmente, pues es astronauta. Es una sensación extraña saber que está ahí arriba dando vueltas sobre mí. A veces me asomo por la ventana por las noches y me pregunto si verá la luz de casa desde ahí, si me estará mirando. Yo, por si acaso, saludo. Lo cierto es que me siento observada todo el rato y a veces, antes de acostarme, me planteo que quizá tendría que rezarle algo, que una ya no sabe qué pensar.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

Pues ve lo que está Usted haciendo con el vecino, Señora. Tch, tch.

ohma dijo...

Pocas mujeres pueden decir que su amrido es astronauta, pero muchas que su marido está en la luna, :)
Saludos.