martes, 26 de junio de 2012

Todos tenemos que morir

Todos tenemos que morir, dice un señor con bigote que está sentado junto a nuestra mesa, pero yo discrepo. No me gusta la muerte, le digo, me parece un estado vital de lo más antipático. Y poco productivo: qué es eso de estar inmóvil bajo tierra. No, mi mujer no me permitiría jamás ese tipo de vagancia; ni siquiera soporta verme tendido en el sofá. Quizá aceptaría que me muriese los fines de semana, pero tampoco me atrevo a asegurar esto.

3 comentarios:

Capitán Placenta dijo...

"Un estado vital de lo más antipático", genial. Inoperatividad nefasta. Subsitio que no subsidio.
Muy bueno.
Un abrazo

Microalgo dijo...

Es que ni debajo de tierra lo dejan descansar en paz a uno, las mujeres.

zeltia dijo...

Muchos se escudan tras su mujer para no hacer las cosas que les disgustan
:-)