domingo, 29 de abril de 2012

Tus besos me saben a Asperger

Tus besos me saben a Asperger, le dice ella. Ya no me haces caso, nunca estás ahí, es como si fueras una carcasa vacía, una máquina sin fantasma. Antes tus besos sabían a café y sueños, aunque esto parecía un poco contradictorio, pues poco vas a dormir si tomas mucho café. Quizá era café descafeinado, contesta él con la mirada ausente y ella sale de la habitación dando un portazo.

6 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Con el tiempo los sabores de los besos cambian...para mal o para bien.

Me gustó tu blog y su contenido.

Saludos.

Microalgo dijo...

La alusión al grupo Police me lleva a deducir que la relación llevaba ya algunos años estancada.

Diane Ross dijo...

Yo creo que el café no era descafeinado ;)

Te sigo (porque esto me parece maravilloso)

Advenedizo. dijo...

Qué bonito lo del Asperger, el síndrome de todos aquellos que pasamos demasiado tiempo delante del monitor, ya sabes, en la realidad mejorada.

Lublú dijo...

Un día, de pronto, se acabó el café.
El hombre durmió, y durmió hasta quedar fuera de sí mismo.
Hasta quedarse vacío.
Entonces, sus besos dejaron de saber a café, dejaron de saber a sueños.
Ahora ya no soñaba, únicamente dormía.

Olga dijo...

Y de Asperger a Alzheimer.... se olvidó de ella para siempre...