martes, 30 de agosto de 2011

El autor

A nadie le importa mi nombre o si dejo de existir, repetía siempre el autor. Lo que cuenta es la obra. Si es buena o no. Si es verdadera. Que yo me esconda detrás de ella es lo de menos.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

A él mismo (lo mismo) sí.

Lo que jode es que él sea el único a quien le importa.

Lilith dijo...

Qué gran verdad, a los escritores hay que juzgarlos por sus obras, no por sus personas.