domingo, 14 de agosto de 2011

El álter ego

Sí, mi otro yo ha llevado una gran vida: la que le he escrito yo, la que me habría gustado llevar a mí. Una vida sin molestas interrupciones y con una estructura clara. Sin asuntos banales. Sin partes superfluas. Una vida sin espacios vacíos.

3 comentarios:

- dijo...

Los espacios vacíos en la vida son como los silencios en una partitura.

Anónimo dijo...

Esperant de Obrint pas.

comentariosalrespecto dijo...

Una vida sin propiedad, vivir la vida de otro ya es suficiente levedad.