domingo, 15 de mayo de 2011

Antes de los blogs

En los servicios del aeropuerto de Málaga leo un mensaje que alguien escribió con rotulador negro en la pared. Por la altura a la que está situado el texto, uno diría que el autor estaba sentado en la taza o bien era un enano. Se queja del amor, que es un engaño. Dice que puso su corazón en una empresa que sólo podía fracasar. Usa otras palabras, pero el mensaje es ése. Qué amargo es el amor, sobre todo cuando uno escribe de él mientras caga en un aeropuerto. Algo así.

4 comentarios:

Lorena Gómez Maldonado dijo...

ya lo decía mi madre: El amor es una mierda que te deja hecho mierda.

Microalgo dijo...

Yo sé que el amor es la mayor de las farsas. Y sí, también la mejor, por supuesto (Lenisio Dimas: Raramente tengo ideas).

Para qué decirlo yo, si otros lo dicen mejor por mí.

antero dijo...

pues a mí me gusta. de bellota. cortado siempre en lonchas finitas, como un papel de fumar. y con melón

ah, que resulta que habláis del amor.

pues... practicamente lo mismo

ficticia dijo...

Aix cómo te echaba de menos!