lunes, 14 de marzo de 2011

Microrrelato

La sociedad de suicidas siempre se quedaba sin miembros.

3 comentarios:

Pep dijo...

Y tan micro

soniamarpez dijo...

entran y se van.

Microalgo dijo...

Seguro que el jefe permanecía. Un clásico.