viernes, 11 de febrero de 2011

Capítulo 2326

Siempre me como mi dolor solo. Es lo que hago. Quizá porque es lo que nos enseñan a los hombres desde pequeños: hay que ser fuerte, hay que aguantar, hay que superar las cosas. La vida es una competición de largo recorrido. No sé. Pero yo a veces no puedo con esto. No sé cómo solucionarlo. Apretar los dientes y mirar a otro lado. A veces funciona. A veces no. Siempre está la herida ahí, latente. Y duele cuando va a llover o algo así. Es una herida mal curada, nunca se cierra. Pero hay que hacer como que no importa. Disimular. Intentar engañarse. Autohipnosis.

4 comentarios:

Microalgo dijo...

Everywhere beans are coocked.

Anónimo dijo...

Todos tenemos cicatrices. Es como una herida de bala, se cierra sí, pero la bala queda dentro, y de vez en cuando duele.

María dijo...

Qué casualidad, mi último post habla de Herida Cerrada, Aceptación (no Resignación), mentira y cagadas varias.

Abrir la boca y mirar de frente, es decir todo lo contrario, estar herido es lícito y no hay que sufrirlo en silencio, hay que sacar para sanar ¿o era al contrario? Mejor no me hagas caso.

Un abrazo

jeremiah dijo...

Ha acabado una batalla - aunque no la Guerra- y regresamos los supervivientes; unos cojeando, otros en camilla, todos un poco majaras. Somos los tullidos del amor.
Salud.