martes, 14 de julio de 2009

Quién necesita vivir cuando puedes soñar

Respirar es una actividad agotadora, no hay descanso: inspirar y espirar, una y otra vez, una y otra vez, siempre a buen ritmo, siempre. Bah. He vuelto a los viejos caminos olvidados donde perdí la vida en cuestiones sin importancia. O algo así, qué más da. Por la ventana veo la horca. Mañana me colgarán. O quizá no sea mañana, llevo fatal la cuenta del tiempo.

1 comentario:

soniamarpez dijo...

Vuelvo a esos caminos olvidados donde perdí la vida en cuestiones sin importancia. Solo espero no volver a perderme.